martes, 21 de octubre de 2014

Lo que el verano se llevó

Se acerca el invierno. Definitivamente el verano ha quedado atrás y con el las terrazas, las tardes de playa y las fiestas en piscinas. Se acabaron los helados diarios y el aftersun. Se acaban también muchos amores efímeros, de esos que lo mismo duraron un día que un mes pero que desde el principio estaban condenados a acabar. 

Y llegan las mantas, las tardes de peli y pizza y los "uf que frío" con la secreta intención de robarle su prenda de abrigo a ese chico que ahora nos hace tilín y no sabemos si es que nos gusta o simplemente que tenemos frío. Porque parece una tontería pero nos sentimos más solos en invierno. Y todos los que en julio dábamos gracias al cielo por no tener pareja y poder disfrutar el verano como se merece ahora tenemos las manos frías y nadie que nos las caliente. 
Porque ahora todos esos besos que robamos a bocas desconocidas en verano no son un logro, no nos calientan y sobre todo no nos hacen más felices. Dime sino si no cambiarías mil besos con alguien que te atrae, por uno solo con esa persona en la que ahora estás pensando.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario