jueves, 9 de enero de 2014

Decepciones de una adolescente recién convertida en adulta

Llevo ya casi dos años sin escribir en el blog y creo que no era consciente de lo mucho que lo necesitaba. Ultimamente ha habido muchos cambios en mi vida y sentía que no tenia tiempo para nada ni para nadie, y quizás no debería estar usando mi tiempo para esto pero hay veces que necesitamos algo y lo mejor es hacerlo cuanto antes.

Hace ya un par de años que soy demasiado mayor para ser feliz, a pesar de ser tan joven. No pasa un día sin alguna decepción o desplante. El mundo se ha vuelto loco y parece que a nadie le importa lo suficiente como para cambiarlo. Que sí, que los cafés del Starbucks están muy buenos y yo también quiero un MacBook Pro, pero que hay cosas más importantes y es de vital importancia que nos demos cuenta antes de que sea demasiado tarde. Un famoso tiene un accidente y está twitter plagado de tweets sobre ello como si fuera una gran tragedia, que puede que lo sea, pero cada día cientos de miles de personas están muriendo en el mundo por causas que está en nuestra mano evitar y a nadie le importa. No solo en África, hay gente pobre aquí mismo, probablemente más cerca de lo que piensas. Hay gente muy cerca tuya, en tu ciudad, puede que incluso en tu barrio, buscando en la basura, pasándolo mal, pasando frío pero parece que nadie se da cuenta. Es como si no ocurriera. 
No se si la loca soy yo o los demás pero perdonadme si os digo que no me parece normal que un solo político de este país pueda dormir tranquilo sabiendo que hay gente pasándolo mal y que esta en su mano ayudarlos. ¿Cómo puede alguien ser corrupto y robar dinero del estado para pagarse caprichos sabiendo que hay gente durmiendo en la calle? Que hay adolescentes que no van a poder estudiar porque no tienen los medios económicos para ello. 

Pero ya no son solo los políticos, son aquellos que evaden hacienda, los funcionarios que no trabajan todo lo eficientemente que pueden, casi todos tenemos lo que nos merecemos. Estamos en esta situación porque nos lo hemos ganado nosotros solitos, dejando a nuestros dirigentes hacer lo que les ha venido en gana, sin recordar que si esto de verdad es una democracia el poder deberíamos tenerlo nosotros y nuestros políticos no deberían poder tomar decisiones a las que se opone la mayoría de la población. No es normal que dejemos a políticos y empresarios corruptos y endeudados libres o que incluso no dimitan cuando ya se les ha pillado. 
No es una cuestión de partidos ni de ideologías porque no os aconsejaría que pusierais la mano en el fuego por ninguno de los partidos políticos. 
El poder destruye al hombre, el dinero rompe sus valores y solo los más fuertes son capaces de hacer lo que creen mejor para su pueblo sin aprovecharse de sus privilegios. 

No entiendo como un político cuya vocación es supuestamente buscar la mejor forma de gobernar el país para conseguir una buena calidad de vida para sus ciudadanos, es capaz de actuar aparentemente en contra de los ciudadanos. No es normal. 

Hoy en día estamos viviendo una pérdida de valores increíble. Hay gente que parece que no tiene conciencia, porque no se explica como se puede ser tan egoísta. El dinero nos ha cegado. Ya no valoramos lo que de verdad importa. Antes gustaban las chicas muy arregladas y con taconazos, ahora parece que se ha puesto de moda que vayan con camisetas de chico o con rollo alternativo, quizás en dos años la moda será ir en pijama pero lo cierto es que no ha cambiado nada, seguimos pidiendo estereotipos físicos. Bueno ahora parece que leer no está tan mal visto, menos mal. 
Pero la mayoría de los que defienden la lectura ni siquiera son conscientes de lo importante que es leer para tener una mente educada y despierta, pero bueno, al menos leen algo, que ya es mucho. 

TENEMOS QUE DESPERTARNOS. No podemos dejar que esta situación continúe, que a niñas de 13 años les de vergüenza confesar que son vírgenes, que aún haya niños a los que se les acosa y ridiculiza por su físico. No es ni medianamente normal que aún se sigan riendo de algunos por estudiar y sacar buenas notas. Tampoco es normal que sigamos juzgando a la gente antes de conocerla, ni que nos dediquemos a criticar a todo el que se nos pone por delante. 

Que un matemático no es más listo por vestir de Calvin Klein ni una médico más eficiente por ir ideal a trabajar. Que los tatuajes no te absorben el cerebro ni llevar el pelo largo implica que seas un terrorista. Darle una oportunidad a alguien de demostrarte lo que vale nunca es un error, por  mucho que nos puedan decepcionar. Y a ver si aprendemos que una mujer guapa es agradable de mirar, pero piénsate si te compensa que te rompan el corazón por dos polvos con una mujer guapa, o dejar que una mujer normal, con sus muchos defectos y virtudes, te quiera y te cuide, aunque tenga un par de kilos de más o mida un metro cincuenta. Porque al final todos nos vamos a hacer viejos (si Dios quiere) y la belleza se nos escapa a todos. Y ahora es el momento de decidir que tipo de persona vano a ser: de los que pasan su vejez al lado de una persona a la que de verdad le importan, o de los que mueren solos o con gente a su lado por conveniencia. Y es que al final, con el tiempo, nos vamos dando cuenta de que lo superficial ya no es tan importante. Y puede que para entonces ya sea demasiado tarde. 

De verdad te digo que lo que hoy te parece tan importante, de aquí a unos años te vas a dar cuenta de que ha sido una pérdida de tiempo y de que no sirve de nada estar saliendo con el chico más guapo de la clase si le importas menos que su xbox. Y es que esta muy bien cuidarnos por fuera, está genial estar sano y atractivo pero es aún más importante cuidarnos por dentro. 

Si cada vez que hicieras una mala acción te saliera una verruga en la cara todos seríamos más buenos ¿verdad? Que triste es que nos resulte tan importante estar guapos por fuera y nos de igual pudrirnos el alma o como queráis llamar a eso que nos diferencia de los monos. 

De verdad os lo digo, pensaros muy bien las decisiones que tomais hoy, porque sus consecuencias van a llegar antes o después. Y es que todo lo que hacemos tiene consecuencias y depende solo de nosotros que estas sean buenas o malas. Aunque suene a tópico siempre hay elección, siempre. No dejes que la sociedad te cambie y te quite el idealismo, no dejes que frustren tus sueños, no dejes que te pisoteen, no dejes de soñar. Porque aunque puede que tengan razón cuando te dicen que no podrás cambiar el mundo sola, si todos cambiáramos de actitud, si todos decidiéramos de una vez por todas ser honestos y agradecidos, ser buenas personas, el mundo sería un sitio mucho mejor. Y podrás hacerte el duro y decir que este texto es una mariconada, pero sabes que tengo razón, sabes que ser superficial y codicioso no te va a hacer feliz cuando te estés muriendo solo en una cama de hospital. Por favor os lo pido, haced algo cada día por mejorar el mundo sin esperar nada a cambio.


En fin, siento el tochazo que os acabo de meter, solo necesitaba desahogarme porque como siga decepcionandome todo el mundo una y otra vez voy a acabar pensando que no hay esperanza para este mundo que llamamos nuestro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario