jueves, 8 de diciembre de 2011

Tengo miedo de no volver a ser tan feliz nunca, tengo miedo de que esto se acabe. Cuantas personas hemos conocido a las que todo les iba bien y de pronto su mundo se rompió en pedazos.. Y cuantas otras a las que parecía que nada les iría bien hasta que un día su vida cambió y pudieron ser felices. La vida es impredecible. No podemos saber cuanto durará la felicidad. Un día estás en la cima y al día siguiente te caes. Dicen que no puedes fiarte de nadie. Las personas a las que más quieres son capaces de traicionarte, pero también de hacerte más feliz de lo que nunca imaginaste. 
Podemos sentir amor, felicidad, alegría... Hay tantos momentos felices, tantas imágenes... Cualquier cosa es capaz de provocarnos una emoción que nos haga sentir bien. Pero también sentimos dolor, echamos de menos... Somos capaces de sentirnos mal solo porque alguien a quien queremos lo esta pasando mal. 
Todo es tan efímero... No sabemos cuanto durará, ni si conservaremos un recuerdo bueno o malo. Solo podemos confiar en ser capaces de levantarnos cada vez que la vida nos derribe. Y sobretodo, cada día, debemos intentar valorar todo lo que tenemos, porque podemos perderlo en cualquier momento. Tenemos que apreciar lo que tenemos, porque por mal que estemos siempre hay alguien que lo está pasando peor. Valora a tu familia, a tus amigos, tus cosas, porque un día los echarás de menos. Y ante todo valora tu vida, porque algún día la perderás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario