jueves, 8 de diciembre de 2011

Te quiero

Hoy quiero escribir aquí todo lo que no te dije a la cara cuando pude. Cosas que lamento tanto no haberte dicho... Lo primero que quiero decirte es algo que nunca en la vida te dije, no sé si porque me imponías, por vergüenza, por falta de confianza, no sé, debería haberlo hecho, al fin y al cabo somos familia. Te quiero. Te quiero mucho más de lo que nunca llegué a admitir. Aunque ya nunca puedas escucharlo donde quiera que estés espero que lo sepas. También quiero decirte que fuiste una persona increíble, siempre te consideré una buena persona y sobre todo un sabio. Podía escucharte durante horas hablando de pájaros y paisajes. Siempre admire la libertad con la que te movías por este mundo. De un lado para otro, viajando y haciendo amigos en todos lados. Lo único que lamento de la vida tan plena que tuviste es que no encontraras a nadie con quien compartirla, espero que al menos llegarás a enamorarte alguna vez, porque sino te habrías perdido la sensación mas intensa que se puede sentir. Me siento tan estúpida diciéndote esto ahora que ya no puedes escucharlo de mi boca. Pero me has enseñado tantas cosas, me has enseñado nombres de pájaros y fotos de lugares ni siquiera llegué a imaginar. Me has enseñado a defender las cosas en las que creo. Me has enseñado ha superarme cada día, cómo hacías tú. Pero lo que más admiro de ti es tu valentía al enfrentarte a la muerte. Como callaste el dolor para no preocupar a nadie nunca durante tu enfermedad, como intentaste valerte por ti mismo hasta que no pudiste más y sobre todo como te fuiste, en calma y sin un atisbo de miedo en tus ojos. 
Y hoy lloro porque siempre se van los luchadores, porque te pasaste toda la vida luchando con esa puta enfermedad que acabó saliendose con la suya. Y tú, que tanto luchaste, que tanto sufriste, tuviste que irte. Y te voy a echar mucho de menos. Siempre te recordaré como aquél hombre de mundo que tanto sabía sobre la naturaleza en la que pasaba la mayor parte de su tiempo, alejado del humo de las grandes ciudades. Hasta siempre

1 comentario:

  1. lo más grandioso de esas personas que ya no estan con nosostros es que no se van completamente, sino que siempre nos dejan algo positivo por que aplaudirles.

    ResponderEliminar