miércoles, 8 de junio de 2011

Mio

Es curioso, cuando te das cuenta de que has dejado de importarle a alguien, que ya no confía en ti. Pero entonces te das cuenta de que en realidad no te duele. Hace mucho que tu dejaste de considerarle tu amigo, que ya no era como antes, que no lo querías, aunque apenas te diste cuenta. Y no te diste cuenta porque estabas como en uno de esos sueños en que todo se mantiene igual, nada cambia y tu sigues comportándote como siempre, haciendo que te importa, pero aunque tu no lo sabes has dejado de necesitarle. Y entonces de repente hace algo que debería hacerte daño. Pero no te duele y te das cuenta de que ya no puedes sentir nada por él, ni siquiera pena.

1 comentario: