domingo, 10 de abril de 2011

Mio



Después de todo lo que hemos pasado, lo que hemos vivido. Tanto tiempo, tantos momentos, tanta felicidad, tanta seguridad, tantas risas y tantas noches. Has roto mi mundo. Antes solo me hacías falta tú para ser feliz, pero ahora que estas con otra, con mi amiga, todos los días, delante mía. Has cambiado todo y ahora aunque tenga todo lo que deseo no puedo ser feliz, porque no te tengo. Porque se que no voy a poder besarte de nuevo, no vas a abrazarme hasta casi ahogarme ni vas a volver a olerme el pelo, no vas a volver a decirme que me quieres ni que soy preciosa, eso se acabó. Todo se acabó. Y entiendo que tú ahora quieras se feliz, pero ¿por qué dejaste que me enganchara a ti de esa forma? ¿por qué me dejaste depender tanto de ti? Y ahora solo puedo echar de menos tu sonrisa, tu olor, tu voz. Porque aunque parezca cursi y exagerado echo de menos tu voz, echo de menos que me susurres al oído que me quieres. Te echo de menos. Y ahora que quieres empezar una nueva vida entiendo que no me quieras en ella, por mucho que me duela lo entiendo. Y puedes pedirme que no te hable, que no te mire, que me vaya lejos, que te saque completamente de mi vida y que intente olvidarte y lo haré, pero no me pidas que no te quiera, porque no podré hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario