lunes, 7 de febrero de 2011

Mio

Y aún sigo sin saber porque me siento tan bien cuando me abrazas, porque me siento viva cuando las yemas de tus dedos acarician mi piel, porque cuando tus labios rozan mi boca siento que puedo volar... y sobre todo, ¿por qué tú? El único que nunca me hará sentir así, porque al fin y al cabo todo es un sueño, el primero de mi vida, mi primer amor, un amor imposible.


No hay comentarios:

Publicar un comentario