sábado, 29 de enero de 2011

La vida es bella.

-Bueno, adiós. Ha sido muy gentil conmigo. Ahora voy a tomar un buen baño caliente. 
-Ah... me olvidaba decirte que... 
-Dilo. 
-... Que tengo unas ganas de hacerte el amor que no te puedes ni imaginar. Pero esto no se lo diré a nadie. Sobre todo a tí. Deberían torturarme para obligarme a decirlo. 
-¿A decir qué? 
-Que quiero hacer el amor contigo. No una vez solo, sino cientos de veces. Pero a tí no te lo diré nunca. Solo si me volviera loco te diría que haría el amor contigo, aquí, delante de tu casa, toda la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario