lunes, 31 de enero de 2011

.

La primera vez qe te pregunté si eras feliz, no titubeaste un segundo a la hora de dar tu respuesta.
No negaré qe tus palabras me sorprendieron, y me parecieron más fruto de la pasión romántica qe de la realidad. Después de todo la felicidad siempre me ha parecido algo tan efímero como relativo.
Volví a preguntártelo muchas veces más, muchísimas. Y tu respuesta ha sido siempre exactamente la misma, sin variarla una coma.
Y sigo mirándote a los ojos buscando la respuesta, mientras me sonríes teniendo la certeza de qe no importa qe lo comprenda o no, esa es tu realidad, y en ella 
mandas tú.
- ¿Eres feliz?

- Sólo si tú lo eres.

Mio

Hoy he tomado la decisión que debería haber tomado hace mucho tiempo. Me siento optimista. De verdad me importaste, pero me has demostrado que yo a ti no. Has jugado conmigo, sin importarte como pudiera sentirme yo. Pero eso va a acabar. Puede que me cueste, pero estoy dispuesta a olvidarte. A sacarte de mi vida como si nunca hubieras estado, y cuando te recuerde pensar que solo fuiste un error. Lo peor de todo es que no entiendo porque me hiciste eso. ¿De verdad nunca te importé? Bueno, en realidad no me importa, ya no. Porque no merece la pena preocuparnos por las personas que no se preocupan por nosotros.
Te olvidaré, para siempre. 

sábado, 29 de enero de 2011

Mio

Hoy me he parado a pensar en cuando empecé a quererte. Siempre pensé que fue aquel día en halloween, ahí me di cuenta de que te quería, de un modo que no había sentido nunca. Pero, si me paro a pensarlo creo que fue muchísimo antes, puede que dos años antes, mientras te ayudaba a que salieras con mi amiga, cuando te daba recomendaciones y escuchábamos juntos canciones de amor que te recordaban a ella. Aún no puedo borrar la sonrisa de mi cara cuando recuerdo esos momentos, mientras te contemplaba a escondidas, mientras tu pensabas en tus cosas, con tus ojos perdidos en el horizonte y yo me quedaba mirándote como una tonta. Supongo que no me plantee nada porque tu querías a mi amiga, pero aún sin saberlo ya me había enamorado de ti. Esto me lleva a plantearme si todas las relaciones que tuve en ese intervalo fueron un engaño, simples caprichos, y hoy me doy cuenta de que sí, lo fueron, estoy completamente segura.
Muchas veces la gente se pregunta si realmente está enamorada o lo que siente es simple cariño, os diré la verdad, es cariño. Porque cuando amas de verdad a una persona simplemente lo sabes, no es algo fácil de explicar, pero es una sensación única y si llegas a plantearte si de verdad estás enamorado, no lo estás, porque algo así se sabe con certeza. 
Y así te quiero yo, aunque en todo este tiempo solo hayamos estado juntos un par de meses, has sido la única persona a la que he amado.
Un beso es sólo un beso. Solo tiene la importancia que tú quieras darle. Puede no significar nada... O puede cambiarlo todo.
He perdonado errores casi imperdonables, he intentado sustituir personas insustituibles y olvidar otras inolvidables. 

Mio

Hoy me apetece tener un día para mí. Hoy no estoy para nadie, necesito estar sola. He apagado el móvil y el ordenador, el ipod y la tele. No tengo ningún tipo de distracción y pienso entregarme por completo a mi. Voy a escuchar música, voy a pasear y a leer, a pensar en la gente que ya no esta conmigo y a escribir. Voy a ver fotos de álbumes ya olvidados, leer diarios antiguos y soñar con paisajes que espero visitar alguna vez. Voy a recordar cada uno de los momentos felices de mi vida, los más importantes, pero también los más tristes, que me han hecho como soy. Y mañana mi vida seguirá igual, cómo si nada hubiera sucedido. No estaré más guapa, y puede que no sea más feliz, ni siquiera más sabia, pero por un día habré sido completamente libre, sin ninguna atadura, sin ninguna preocupación. Y los humanos necesitamos sentirnos así de vez en cuando, cada uno tiene su forma de hacerlo, esta es la mía, un día, solo mío.

Mio

Me encantaría saber en que piensas, conocer tus sentimientos, para no sentirme tan insegura. Pero nunca podré saberlo, por muy sincero que seas conmigo y por muy bien que intentes explicármelo. Porque es imposible saber exactamente como se siente una persona. Pero supongo que ahí esta la magia del amor, la locura. El arriesgarse cada día dándolo todo, sin saber si de verdad eres correspondido o solo un capricho. 
El amor es loco, y tenemos que arriesgarnos, para poder sentirlo de verdad, entregarnos sin miedos, con total confianza. Asusta, pero es lo que hay, el amor y la locura son inseparables. Por eso quiero reírme contigo, contarte mis más íntimos secretos y hacer el amor en el sitio más raro que se nos ocurra. Quiero que nos pillen, ir al aeropuerto e irnos de viaje con el primer avión que salga, a cualquier parte. Quiero que vengas a mi casa inesperadamente, con ganas de mí, quiero hacer paracaidismo cogiéndote la mano, fingir ser extranjeros en nuestra ciudad y pasar un día entero entre las sábanas. Quiero que hagamos todas las locuras que podamos imaginar, te quiero.

Mio

La amistad es muy importante, quizás demasiado, aunque la mayoría de la gente no sepa valorarla. Si tienes un amigo de verdad, aunque sea uno solo, debes sentirte afortunado. Porque un amigo está siempre ahí, ríe y llora contigo, te ayuda a levantarte cuando los demás ni siquiera saben que te has caído, y yo tengo la suerte de tener una amiga así, y esa eres tú.
Eres una gran amiga, cuando estamos juntas, hay risas aseguradas, por muy mal que me sienta. Necesito tenerte a mi lado y espero que seamos amigas siempre, porque me importas muchísimo. Solo con una mirada, eres capaz de entenderme, sabes perfectamente cuando me encuentro bien o mal, conoces todos mis secretos y eres capaz de alegrarme el día con cualquier tontería, incluso con una sonrisa. Me haces feliz con cada pequeño detalle.
Ojala estemos siempre juntas, porque no se que haría sin ti.

La vida es bella.

-Bueno, adiós. Ha sido muy gentil conmigo. Ahora voy a tomar un buen baño caliente. 
-Ah... me olvidaba decirte que... 
-Dilo. 
-... Que tengo unas ganas de hacerte el amor que no te puedes ni imaginar. Pero esto no se lo diré a nadie. Sobre todo a tí. Deberían torturarme para obligarme a decirlo. 
-¿A decir qué? 
-Que quiero hacer el amor contigo. No una vez solo, sino cientos de veces. Pero a tí no te lo diré nunca. Solo si me volviera loco te diría que haría el amor contigo, aquí, delante de tu casa, toda la vida.

Perdona si te llamo amor.

El amor más hermoso es un calculo equivocado,una excepción que confirma la regla, aquello para lo que siempre habias utilizado la palabra "nunca". Qué tengo yo que ver con tu pasado,yo soy una variable enloquecida de tu vida. Pero no voy a convencerte de ello. El amor no es sabiduria, es locura.

Mio

Después de perder a alguien importante es cómo si todo me diera vueltas. Cuando me enteré, una simple llamada telefónica y sentir como el suelo se derrumba bajo tus pies, y que no hay nada a lo que puedas agarrarte. Y llorar por toda la casa, dando golpes, y después más calmado poner música triste y llorar aún más ahogándote en el dolor, sin poder salir. Notas que te falta algo. Y sales a la calle, te ventilas. Y ves a la gente reír, andar con prisa, hablar. Ves a la gente pasear alegre, feliz un domingo por las calles de esa ciudad tan bonita y que tanto amas, pero que ahora ves con la turbia cortina de una lágrima en tus ojos. Y piensas que cómo pueden tener la desfachatez de ser felices después de lo que te ha pasado, cómo son capaces de reír, ajenos al dolor que te recorre por dentro. Y después lo piensas, y te sientes estúpida , la gente tiene derecho a ser feliz, y tu también. Y en ese momento es cuando todo cambia de verdad. Y yo, desde ese día empecé a fijarme en cada pequeño detalle. Y no todo es triste, solo hay que esforzarse por verlo, porque pequeños detalles pueden hacernos felices, algo tan simple como que mi hermano me halla hecho un zumo esta mañana, o que este escuchando mi canción preferida, que una amiga me haya llamado o sencillamente que hace un día precioso. Porque por muy mal que vallan las cosas, siempre hay algo bonito, el problema es que necesitamos algo que nos haga darnos cuenta, tú fuiste eso para mí, y te voy a echar muchísimo de menos, gracias por enseñarme a valorar cada pequeño momento. Hasta siempre.

Y vivir día a día sin poder decirte lo mucho que te quiero porque en este puto mundo siempre nos enamoramos de la persona equivocada. Tú, el único capaz de hacerme feliz eres también el único al que no puedo tener. 

Casablanca

-¿Dónde estuviste anoche?
- No tengo la menor idea.
- ¿Qué harás esta noche?
- No hago planes por anticipado.



En el fondo hay cosas q nunca llegarás a decir y nunca confesarás, porque tienes miedo, en realidad todos somos un poco cobardes cuando se trata de decir algo que nos importa demasiado...Las cosas que importan demasiado siempre se dicen con una mirada, un gesto, una sonrisa.. porque nadie encuentra las palabras adecuadas pero estas cosas son siempre las mas importantes, nuestros mayores secretos, que por miedo a lo que pueda pasar,nos guardamos aquello que en relidad sentimos que es lo contario a lo que decimos.Si no arriegas no ganas..no te eches para atras por lo que diga la gente..dejate llevar por lo que quieres,,,y lo que en realidad sientes..
Te quiero, y si estoy enamorada de ti.

foq


Ayn Rand afirmaba que la verdadera libertad empezaba en el individuo, en uno mismo. Esta frase es la base de lo que AYN Rand denominaba el Egoismo Razonable, la necesidad de pensar de vez en cuando en uno mismo para conseguir el equilibrio personal. La necesidad de hacerte valer, para que los demás te valoren, de tener la valentía de mostrar tus sentimientos sin juzgar y sin miedo a ser juzgado. De defender como de verdad es uno por encima de lo que piensen los demás, la necesidad de ser simplemente feliz sin dar explicaciones a nadie, sean cuales sean las consecuencias.

viernes, 28 de enero de 2011

cadena perpetua

No tengo ni la más remota idea de que coño cantaban aquellas dos italianas, y lo cierto es que no quiero saberlo. Las cosas buenas no hace falta entenderlas. Supongo que cantaban sobre algo tan hermoso que no podía expresarse con palabras, y precisamente por eso, te hacía palpitar el corazón. Os aseguro que esas voces te elevaban más alto y más lejos de lo que nadie viviendo en un lugar tan gris pudiera soñar. Fue como si un hermoso pájaro hubiese entrado en nuestra monótona jaula y hubiese disuelto aquellos muros. Y por unos breves instantes hasta el último hombre de Shawshank se sintió libre.

Sexo en Nueva York

Y se dio cuenta de que la vida no era eso, la vida es caer y levantarse, y volverse a caer y volver a levantarse; la vida es alegrarte los viernes y joderte los lunes, y abrazarte a quien te abrace y a quien no te abrace pues no te abrazas y punto, y no pasa nada. 

Lo que el viento se llevó.

A Dios pongo por testigo que no podrán derribarme. Sobreviviré, y cuando todo haya pasado, nunca volveré a pasar hambre, ni yo ni ninguno de los míos. Aunque tenga que mentir, robar, mendigar o matar, ¡a Dios pongo por testigo que jamás volveré a pasar hambre!

Mio

Dicen que las frases más bonitas se dicen susurrando, entre suspiros, cuando las caras están tan cerca que casi se acarician. Pero no todo el mundo sabe susurrar, no todos saben como hacer latir un corazón desenfrenado con apenas dos palabras susurradas al oído. Palabras que pueden llegar a serlo todo en el momento oportuno. 

Mio

Me hace gracia que seas tan egocéntrico. ¿De verdad creíste que estaría ahí siempre después de todo? ¿Qué te querría siempre aunque no me hicieras caso? Quiero que sepas que se acabó, que puedo seguir sola. Que sin apenas darte cuenta me he olvidado de ti. Ya no necesito que me abraces para sentirme en casa, no necesito que me acaricies para sentirme bien ni verte sonreír para ser feliz. Ahora solo quiero salir por ahí con mis amigas y pasármelo como nunca, y, ¿por qué no? conocer a algún chico que sepa valorarme como tu no supiste. No te necesito, ya no. Aunque debo admitir que siempre recordaré esos besos, no fueron muchos pero si inolvidables. Espero que disfrutes de tu vida como yo pienso hacerlo, ahora más que nunca.

Mio

Es increíblemente estúpido que nos demos cuenta de cuanto echamos de menos a una persona cuando la perdemos. La tenemos ahí delante, cada día gritándonos que están ahí, que existen, que nos quieren. Y nos acostumbramos sin más, sin darle importancia sin valorar cada pequeño detalle, que al final es lo que importa. Y entonces un día de repente se van, a veces sin motivo, a veces no volvemos a saber de ellas, a veces simplemente no pueden volver. El caso es que se van, dejando un vació que ni siquiera sabíamos que esa persona llenaba. Pero la vida sigue y nos prometemos no volver a cometer ese error. Lo que no tenemos en cuenta es que el hombre es el único animal que tropieza tres veces con la misma piedra. Y volvemos a sufrir y a echar de menos a aquellas personas que se fueron porque no fuimos capaces de valorarlas como se merecen. Pero desde ahora pienso intentar en cada momento, ser consciente de cada pequeño momento de mi vida en la que estoy con la gente que me quiere y guardar esos buenos recuerdos para cuando esas personas ya no estén.
Tenemos la mala costumbre de no apreciar lo que en verdad importa.



Love Actually

Siempre que me siento pesimista por cómo está el mundo, pienso en la puerta de llegadas del aeropuerto de Heathrow. La opinión general da a entender que vivimos en un mundo de odio y egoísmo, pero yo no lo entiendo así. A mí me parece que el amor está en todas partes. A menudo no es especialmente decoroso ni tiene interés periodístico pero siempre está ahí. Padres e hijos, madres e hijas, maridos y esposas, novios, novias, viejos amigos... Cuando los aviones se estrellaron contra las torres gemelas, que yo sepa, ninguna de las llamadas telefónicas de los que estaban a bordo fue de odio y venganza. Todas fueron mensajes de amor. Si lo buscarais, tengo la extraña sensación de que descubriríais que el amor en realidad, está en todas partes.

domingo, 16 de enero de 2011

mh

-Bueno, Jaime. Si no es mucho pedir, cuénteme, ¿quién es ella?
-Bueno, podría decirse que ella lo es todo. O también podría decirte que solo es una mujer. Sea como sea ella cambio mi vida. Nuestro amor no fue de película, pero a mí me gusta. La conocí en la universidad. No fue amor a primera vista, ni a segunda. Ni siquiera fuimos amigos. Yo era el guay, chulito, prepotente. Me acosté con ella, para reírme con mis amigos, fui un cabrón. Ella se enfadó, pero nos volvimos a acostar, una y otra vez. Yo me avergoncé de ella, ni siquiera la quise, solo hacíamos el amor. Siempre me pregunte porque no me mandó a la mierda, el caso es que no lo hizo. Y un día borracho, mi amigo Javier, se desvió de la carretera, en una fiesta, la atropelló, ella murió en el acto. Y en ese momento me di cuenta de cuánto me importaba. Aprendí la lección más dura de mi vida, por las malas. Desde ese día, no ha habido momento en el que no haya pensado en ella, y me haya arrepentido de todo el daño que le hice. Y si pudiera tenerla delante un solo segundo, hay dos palabras que podrían resumir toda la culpa, y todo el amor que siento por ella. Si la tuviera delante, solo le diría: te quiero. Y gracias a ella, a una chica a la que humille, de la que me reí, ahora soy quién soy. Y, puede sonar un poco cínico, per verdaderamente me considero una buena persona desde entonces, he intentado enmendar todos los errores, aunque sé que no puedo. Por eso, ahora que sé que voy a morir...
-Pero, no tienes por qué morir, la medicina...
-No hace falta que lo intentes, gracias, pero sé que no hay cura, voy a morir y tengo que aceptarlo. Cuando muera, lo único que pido es volver a verla, aunque sea una sola vez más.

Mio

Hoy quiero escribir aquí todo lo que no te dije a la cara cuando pude. Cosas que lamento tanto no haberte dicho... Lo primero que quiero decirte es algo que nunca en la vida te dije, no sé si porque me imponías, por vergüenza, por falta de confianza, no sé, debería haberlo hecho, al fin y al cabo somos familia. Te quiero. Te quiero mucho más de lo que nunca llegué a admitir. Aunque ya nunca puedas escucharlo donde quiera que estés espero que lo sepas. También quiero decirte que fuiste una persona increíble, siempre te consideré una buena persona y sobre todo un sabio. Podía escucharte durante horas hablando de pájaros y paisajes. Siempre admire la libertad con la que te movías por este mundo. De un lado para otro, viajando y haciendo amigos en todos lados. Lo único que lamento de la vida tan plena que tuviste es que no encontraras a nadie con quien compartirla, espero que al menos llegarás a enamorarte alguna vez, porque sino te habrías perdido la sensación mas intensa que se puede sentir. Me siento tan estúpida diciéndote esto ahora que ya no puedes escucharlo de mi boca. Pero me has enseñado tantas cosas, me has enseñado nombres de pájaros y fotos de lugares ni siquiera llegué a imaginar. Me has enseñado a defender las cosas en las que creo. Me has enseñado ha superarme cada día, cómo hacías tú. Pero lo que más admiro de ti es tu valentía al enfrentarte a la muerte. Como callaste el dolor para no preocupar a nadie nunca durante tu enfermedad, como intentaste valerte por ti mismo hasta que no pudiste más y sobre todo como te fuiste, en calma y sin un atisbo de miedo en tus ojos. 
Y hoy lloro porque siempre se van los luchadores, porque te pasaste toda la vida luchando con esa puta enfermedad que acabó saliendose con la suya. Y tú, que tanto luchaste, que tanto sufriste, tuviste que irte. Y te voy a echar mucho de menos. Siempre te recordaré como aquél hombre de mundo que tanto sabía sobre la naturaleza en la que pasaba la mayor parte de su tiempo, alejado del humo de las grandes ciudades. Hasta siempre.
- Pero, ¿qué queréis las mujeres? No hay quien nos entienda.
+ Te contaré un secreto: Ni siquiera nosotras sabemos lo que queremos. Porque las mujeres no queremos que nos entiendan, queremos que nos amen.

Bailame el agua.

-Tú no sabes lo que quieres.
+Tienes razón. No sé lo que quiero. Tengo miedo de sufrir,tengo miedo de...
-Tienes miedo de crecer.
+Tengo miedo a que te vayas.


mh

Bea entró como una exhalación, deseosa de él, de abrazarlo. Pero no se esperaba lo que iba a encontrar detrás de esa puerta, nunca podría haberlo pensado. Él, Miguel, su novio, con otra, desnudo. La información llegaba a su cerebro a borbotones, que se negaba a creerlo. Pero tenía la evidencia delante, él estaba prácticamente desnudo, solo llevaba unos boxers rojos. Ella vestía una camisa a rayas que llevaba puesta él el día anterior. Y de pronto lo asimiló. Se le creó un nudo en la garganta y las lágrimas acudieron veloces a sus ojos. El la vio, se dio cuenta y solo pudo gritar su nombre una vez antes de que ella se marchará rápida intentando ocultar sus lágrimas. Otra vez pensó, otra vez la habían traicionado, ella había confiado en Miguel, se entregó a él cómo nunca antes lo había hecho, sin temor a nada y ahora el se acostaba con otra. Casi pudo escuchar su corazón rompiéndose en pedazos. Toda su vida quedó destrozada en un solo momento. Y todo por culpa de aquella puta, que ni siquiera era guapa, o puede que sí. La rabia le impedía recordar el rápido vistazo que le había dado antes de clavar su mirada en Miguel, que la miraba rogándole que no corriera, que lo escuchara, pero ¿para qué? Sabía lo que iba a escuchar.


Lo que ella no podía saber es que ella era su hermana, que se había presentado de forma inesperada a visitarle. Y es curioso como la simple decisión de esta de ir a visitarlo, que ni siquiera estaba involucrada en su historia pudiera cambiar la vida de una persona a la cual no conocía.

sábado, 15 de enero de 2011

La casa de mi vida.

Yo siempre me he visto como una casa. He sido como el lugar donde vivía. No tenía que ser grande, ni bonita. Sólo ser la mía. Por esto me convertí en lo que debía ser. Me construí mi vida. Me construí mi casa. 
Ahora, oigo algo en cada chasquido de cada ola. Jamás lo había escuchado. Estoy al borde de un acantilado, escuchando. Casi acabada. 
Si tú fuesea una casa, Sam, aquí es donde te gustaría que te construyesen, sobre la roca, mirando al mar, escuchando. 




La casa de mi vida.

La verdad no nos hace libres, Robin, puedo decirte que te quiero tantas veces como seas capaz de escucharlo pero eso tan solo nos recordará que con el amor no basta.


Mío

-Bea, tengo miedo enserio, ¿qué va a pasar con nosotros? Sé que me vas a acabar dejando, tengo miedo. Tengo miedo de que te canses y te vayas, no quiero sufrir más. Veo como te miran otros, más guapos que yo. Te quiero mucho como para no tener miedo, no quiero que acabemos nunca.
-Mira Miguel. No sé cuanto va a durar lo nuestro, si se va a acabar la semana que viene o si vamos a estar juntos toda la vida. Pero ahora quiero estar contigo. Yo, ahora puedo decir sin mentirte que te quiero, hoy. No sé que será de nosotros el año que viene. Ni siquiera sé cómo me voy a sentir mañana. No tengo ni la menor idea de lo que va a pasar con nosotros, pero si puedo decirte que estoy dispuesta a averiguarlo.

Mío

-De verdad, no sabes lo importante que eres para mí, eres mi mejor amiga, enserio no quiero que dejemos de ser amigos nunca, eres muy importante.
-Tu también eres muy importante para mí, pero no creo que podamos seguir siendo amigos mucho tiempo más. Miguel, te quiero. Llevo mucho tiempo queriendo decírtelo. Pero nunca me he atrevido por miedo, vergüenza, no sé. No puedo decirte que siento que toco el cielo ni que se que estaremos juntos para siempre. Pero si es verdad que cuando te veo noto un cosquilleo en el estómago, que cuando me abrazas siento que estoy en casa.
Y entonces despertó. Era demasiado bonito para ser real, sabía que nunca sería capaz de decírselo a la cara.

Mío

Ya no sé que hacer, estoy hecha un lío. He llegado a un punto en el que me encuentro totalmente perdida. Me siento tan identificada con aquella frase: Uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde. Y yo te he perdido a ti. Me siento una estúpida. Siempre te he querido, a mi manera. Tuvimos nuestra pequeña historia y tu siempre me pediste algo más, pero yo preferí nuestra amistad, no me di cuenta de hasta que punto estoy enamorada de ti. Y todo por miedo, ese miedo inútil a perder lo que tenemos, yo no quería arriesgarme a perder nuestra amistad porque era demasiado importante para mí. Pero el que no arriesga no gana, y yo he perdido. Ahora veo día tras día como esos besos, que eran para mí se los lleva otra, mi mejor amiga. A la que nunca podré ya contarle lo que siento, y en silencio no puedo dejar de pensar en ti. Y en el abrazo que me has dado esta mañana, que ha sido la experiencia más intensa de mi día. 
Pero bueno, de todo lo malo se saca algo bueno, y yo he aprendido que no puedo tener miedo porque así nunca podré ser feliz. Por eso voy a reír, a estar con mis amigos, voy a salir de fiesta, y voy a bailar bajo la lluvia, algo que siempre he querido hacer. Y puede que también llore, pero sé que eso parará, en algún momento el dolor se irá y yo seré libre, y mucho mas fuerte. Y sobre todo, mucho más feliz, porque nunca más tendré miedo. Gracias por lo que me has hecho aprender. Ahora voy a disfrutar de la vida como nunca antes.

viernes, 14 de enero de 2011

Mio

Olvidar a alguien no es romper y quemar todas las cosas que nos recuerdan a él, es  aprender a ser capaz de dejar de sentir dolor cuando las vemos.



jueves, 13 de enero de 2011

Mio

Estoy harta de escuchar que soy demasiado joven, que no se nada de la vida, que aun no he experimentado nada, que no puedo entenderlo. ¿Sabes? A mi edad ya he aprendido muchísimas cosas de la vida, algunas que tu ni siquiera has sentido nunca. 
He aprendido a amar, he aprendido que las palabras son palabras, y que suelen romperse, he aprendido que lo que importa son los hechos, que la mayoría miente cuando dice que no tiene miedo, he aprendido que la gente tiene miedo a amar. He aprendido a saber estar sola y a rechazar a alguien que me importa. He aprendido a separar a mis buenos amigos de mis conocidos, he aprendido a leer y a escribir. He aprendido a entregarme por completo a otra persona y he amado tanto que hasta me ha dolido. He llorado, he reído, he tenido miedo y lo he superado. Me he enamorado del novio de mi mejor amiga y he sufrido hasta no poder más. Pero también he besado, he abrazado, me he hecho escuchar y reído sin parar por cualquier tontería. He cometido errores y he conocido a gente maravillosa. Pero lo más importante es que he aprendido que la felicidad está en las pequeñas cosas, y he aprendido que la felicidad no es una meta, sino un estilo de vida.
¿Y tú que nunca te has enamorado te atreves a decir que no se nada de la vida? Tú eres el que no tiene ni idea.

Y decirte alguna estupidez, por ejemplo te quiero.


-Estaba coleccionando un momento.
+ ¿A qué te refieres?
 - Colecciono momentos, busco detalles que tengan algo especial y trato de concentrarme en ellos. 
 Yo creo que la vida es terrible, pero hay momentos hermosos que valen la pena, y yo los colecciono para intentar ser un poco más feliz.




mh

Miguel mientras tanto en la barra bebe tranquilo su cubata, ron-cola, le encanta. Lo saborea, es bueno. Y entonces la ve, entrando por la puerta. Bea. Desde el principio le ha llamado la atención, es guapa, guapísima, pero también es inteligente y divertida. Y la mira entrar. Un vestido precioso, unas piernas increíbles, unos tacones que por su altura no necesita, pero que la hacen más sexy, y un pelo que le encanta, a pesar de no ser muy voluminoso ni excesivamente largo le da a su cara un toque sensual, y ¿por qué no?, un culo precioso. Y ella se acerca, le da dos besos, huele a jazmín, le gusta.
Y poco a poco van llegando todos, charlan, beben, bailan, juegan al billar. Y comienzan los chupitos de tequila, y acaban borrachos. Entonces Miguel por fin y con ayuda del alcohol se atreve a sacar a bailar a Bea, algo que ella ya ha rechazado de unos cuantos chicos ya en el bar. Y se da cuenta de que está nervioso, expectante, y la desea.
-¿Bailamos?
Y entonces ella, sin una palabra, ayudada también por el alcohol lo coge de la mano y lo arrastra a la pista de baile. Comienzan a bailar y ella sensual se acerca, baila.
Bea, asombrada se da cuenta de que aunque apenas lo conozca él le gusta. Ni siquiera es demasiado guapo, pero le atrae y le gusta bailar con él.
Y sus caras se van acercando, sus narices parece que se acarician y se miran a los ojos. Sus labios se rozan, un leve beso y entonces él la estrecha entre sus brazos y cuando parece que comienzan a besarse con pasión, con avidez, alguien los interrumpe. Un borracho patoso se choca y los separa. El momento se acaba. Ella se ríe con timidez y se separa, vuelven con los demás, que los miran, sin saber que decir.
Deciden irse, y cada uno se encamina a su casa, alguno se ofrece a acompañarla, lo rechaza, quiere estar sola.
Y poco a poco se aleja, llevándose con ella un beso, una esperanza y quizás algo más que no quiso darle, aún no.

Buscando un beso a media noche.

Durante años trabajé en un videoclub, y en Nochevieja siempre trataba con la que yo consideraba mi gente. Almas vapuleadas que odiaban el esplendor de esa noche, que preferían regodearse en la autocompasión, silenciosamente y en privado, emborrachándose de romanticismo ficticio y desengaños propios y ajenos. Ese era yo, un tipo solitario, triste, esperando que terminara la noche. Pero, a veces, te hundes tanto que ya no eres capaz de seguir adelante…

Bailame el agua.

Báilame el agua. Úntame de amor y otras fragancias de tu jardín secreto... Sácame de quicio, hazme sufrir. Ponme a secar como un trapo mojado. Lléname de vida, líbrame de mi estigma. Llámame tonto. Olvida todo lo que haya podido decirte hasta ahora... no me arrastres, no me asustes... Vete lejos... pero no sueltes mi mano. Empecemos de nuevo. Toca mis ojos, nota la textura del calor. ¿Por cuánto te vendes? Píllate los dedos y deja que te invite a un café. Caliente claro, y sin azúcar... sin aliento.

Un paseo para recordar.

Jamie me salvó la vida, me lo enseñó todo: lo que se de la vida, la esperanza y el largo camino a recorrer. Siempre la echaré de menos pero nuestro amor es como el viento, no puedo verlo pero sí sentirlo.



MIO

-Estoy harta de que no me digas que quieres. Eres tú el que está hecho un lío. Te quiero y lo sabes, no se que más quieres. Y no, no quiero que seas exagerado, no necesito que me llames a todas horas ni que me llames amor. Solo quiero que me beses cuando menos me lo espere, que me demuestres que te importo. Que los momentos en los que estemos juntos sean únicos. Quiero que me cuentes tus problemas, quiero estar presente. No hace falta que me prometas la luna ni las estrellas, tampoco necesito que me abras el cielo, me conformo con que me abras tu corazón. Pero sobre todo, lo que más quiero es poder hacerte feliz, pero dime ¿qué quieres tú? Y si la respuesta no es a ti, será mejor que me lo digas, porque no quiero que me hagas daño, ya he sufrido demasiado. Así que dime de una vez por todas que es lo que quieres, aunque ni tu mismo lo sepas.

MIO

Ya todo ha acabado, ya no habrá una próxima vez, ya no habrá más oportunidades. Te he querido mucho, pero me he cansado de que me hagas daño, una y otra vez.  Me traicionaste y te perdone. Y ahora de nuevo, ¿por qué no eres capaz de decirme la verdad? ¿Por qué fuiste tan caprichoso? Yo por fin me siento bien, después de todo me he recuperado y estoy feliz. Ahora quiero comerme el mundo, olvidarte por completo y no volver a pensar en ti. Guardaré todos esos momentos felices que hemos vivido, todas las palabras de amor y todos los besos. Pero solo serán eso, recuerdos de un amor que ya pasó, fue largo e intenso, pero acabó. Fui tonta, quizás te perdone demasiadas veces, pero como ya no hay vuelta atrás no pienso perder el tiempo pensando en ello. Ya no quiero pensar en si te sigo importando o no. Sabes que eres demasiado importante para mí como para dejar de ser tu amiga, y siempre que lo estés pasando mal estaré ahí para ayudarte siempre cuando pueda. Pero ya nunca podré volver a amarte, ni a confiar en ti. Ahora solo quiero vivir mi vida, conocer gente nueva, disfrutar de los amigos que ya tengo y que me han demostrado serlo. Quiero decirle al mundo que me siento bien, quiero reír sin parar, y quiero volverme a enamorar. 



miércoles, 12 de enero de 2011

mh

Llegó, aparcó de cualquier forma y se sentó en el muro que separaba la acera de la arena, mirando al mar. Una temprana puesta de sol en el mes de enero.
Y recordó algo que le dijo Jaime.
-Mira Bea, para superar una emoción, hay que vivirla al límite. Por ejemplo, si quieres superar el dolor, deja que entre, siéntelo, llora si lo necesitas. Y después piensa, lo he sentido, no me gusta, asique lo aparto de mí. Y podrás olvidarlo y no volver a sentir dolor por ese tema.
Decidió hacerle caso. Dejo que el dolor por la muerte de Jaime la embotara. Lloró, lo echo de menos.
Y fue cuando de verdad pudo apreciar la belleza de aquel momento. Podía sentir su pelo, ligeramente alborotado por la brisa, ver los diferentes colores que teñían el cielo durante la puesta de sol, oír el susurrante ruido de las olas que rompían en la orilla... y ese olor a sal.
Y entonces pudo olvidar, el dolor se fue. Seguía echándole de menos, pero sabía que él estaba bien, con Mar, y ya no sufría.
Y en ese momento, aunque aparentemente nada hubiera cambiado, su visión de la vida cambió por completo. Tomó una decisión.

A los que aman.

Dicen que a través de las palabras, el dolor se hace más tangible. Que podemos mirarlo como a una criatura oscura. Tanto más ajena a nosotros cuanto más cerca la sentimos. Si uno de estos pequeños granitos enferma, el resto del organismo enferma también. Pero yo siempre he creído que el dolor que no encuentra palabras para ser expresado es el más cruel, más hondo… el más injusto. Pasé mi vida amando a una mujer que amaba a otro que no la amaba sino que amaba a otra de la que nunca supo si la correspondía. Era un tiempo en el que miraba al futuro con más esperanza que miedo.

mh

LOS QUE QUERÁIS LEER LA HISTORIA QUE HE HE ESCRITO COMPLETA, DADME VUESTROS EMAIL POR TUENTI A CIRCO MARIPOSA Y OS LA MANDARÉ, HACEDLO POR FAVOR, ME GUSTARÍA CONOCER VUESTRA OPINIÓN   :P

.

Nunca dejas de querer la persona con la que realmente has estado enamorada. Solo puedes aprender a vivir sin él.

Vive.

Vivir es saber que las cosas vienen y van, que las personas pasan por tu vida te enseñan algunas se quedan otras se van pero lo importante es que ellos también aprenden de ti, que lo verdaderamente bueno se queda en ti y en los demás y tu mismo lo haces importante, de esta forma logras trascender en los demás, saber que lo que haces esta bien, tener la tranquilidad de vivir en paz, guardando la esperanza que un día tu felicidad sea tan inmensa que logras irradiarla al mundo, porque una sonrisa te puede cambiar el día porque lo mas bello de este mundo es el amor, algo que no ves, que no oyes, que no hueles, que no palpas, pero que lo puedes sentir tan profundo en tu ser y tu alma, es tan grande que no te lo guardas, lo sientes tu y quieres que los demás lo hagan, compartes tus vivencias, tus sueños y deseos, ser feliz es amar, no es fácil el camino pero el recorrido con sus baches subidas y bajadas te hacen vivir te hacen sentir vivo, vivir es la experiencia mas grande de tu ser porque la compartes, porque sientes que el mundo es un universo de pensamientos distintos, iguales, similares y tan grandes como el tuyo, entiendes que tu forjas tu futuro pero que mientras lo haces vives con los demás sabes que no estas solo que siempre habrá alguien a tu lado no importa si la trascendencia de ese ser sea buena o mala lo importante es que siempre aprendas, que vivas, que sientas y sueñes.

.

Te abrazaría hasta fundirme con tu cada centímetro de tu cuerpo. 



El curioso caso de Benjamin Button

Si te sirve de algo, nunca es demasiado tarde o, en mi caso, demasiado pronto para ser quien quieres ser. No hay límite en el tiempo. Empieza cuando quieras. Puedes cambiar o no hacerlo. No hay normas al respecto. De todo podemos sacar una lectura positiva o negativa. Espero que tú saques la positiva. Espero que veas cosas que te sorprendan. Espero que sientas cosas que nunca hayas sentido. Espero que conozcas a personas con otro punto de vista. Espero que vivas una vida de la que te sientas orgullosa. Y si ves que no es así, espero que tengas la fortaleza para empezar de nuevo.

Posdata: Te quiero

Lo de no hablar no duró,al poco tiempo ya no podía hacerte callar.Pero estabas encantadora intentando impresionarme con William Blake y tus grandes planes. 
Yo no tenía ni idea de que hablabas,pero no podia evitar que me gustara escucharte. 
En ese momento me enamoré de tí.

En busca de la felicidad.

- Eh! Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo, ni siquiera yo, ¿vale?
- Vale.
- Si tienes un sueño tienes que protegerlo. Las personas que no son capaces de hacer algo te dirán que tu tampoco puedes.
Si quieres algo ve a por ello y punto.

martes, 11 de enero de 2011

mh

-Miguel, nunca hemos hablado de esto. El primer día en el bar, me lo pasé muy bien. Pero ahora tú estás con Rocío. Y sé que he sido una amiga pésima. No te he hecho apenas caso, y me importas mucho aunque haya pasado mucho tiempo. Bueno, que quiero que seamos amigos, bueno amigos. Quiero que estés cerca.
-¿Sabes? Quizás yo no quiero ser tu amigo. Para mí lo del bar no fue solo un rollo de una noche, me gustabas. Ya pude comprobar que yo a ti no. Y no, de hecho no quiero ser tu amigo. No quiero pasar tiempo contigo sabiendo que en cualquier momento puedes ser de otro, porque eso me mata de celos. Te quiero Bea, y no quiero ser tu amigo. Solo quiero que me dejes superar esta puta adicción a ti.
- Te quiero Miguel.
Tan solo 3 palaras, Bea pronunció tan solo 3 palabras, que en ese momento cambiaron todo.
Él la besó, sin miedo esta vez, con pasión. Ella era suya, por fin, para siempre.

Crónicas Vampíricas.

-Lo que estoy apunto de decirte es... probablemente lo más egoísta que he dicho en mi vida.
-Damon no sigas.
-No, solo tengo que decirlo una vez. Tienes que oírlo. Te quiero Elena. Y es porque te quiero por lo que he sido egoísta contigo. No te merezco, pero mi hermano sí. 



Damon y Elena

lunes, 10 de enero de 2011

mh


-¿Y nunca amó a ninguna otra mujer? Era usted muy joven cuando ella... No sé, pudo enamorarse de otra.
-Claro que sí, he amado a muchas mujeres. Incluso me he casado con una de ellas, y la quiero, de verdad la amo. Pero no es lo mismo. En la vida podemos enamorarnos muchas veces, cientos de veces. ¿Pero el amor de tu vida? Ese no se olvida nunca, es para siempre y solo hay uno, y ella fue mi gran amor.